De paseo por el Parnaso

Salí a pasear. Bufanda y gorro. Las hojas secas en el suelo formaban una alfombra y parecían indicarme el camino a seguir, pero nunca he creído en el destino, así que solo por fastidiar a alguien tomé la primera calle a la izquierda. Estaba ya anocheciendo, así que no fue hasta que estuve casi encima cuando la vi. Estaba tirada en la acera con la cabeza justo en el bordillo. Me acerque a ver si aun respiraba y un quejido amargo me hizo dar un paso atrás. Le pregunte: Estás bien? Me oyes? Pero no me respondía, sólo un leve quejido de vez en cuando y vi como un pequeño hilo de sangre se precipitaba desde la comisura de sus labios hasta la acera. Llevaría ya un rato sangrando, porque aquel hilo resbalaba por el bordillo y se encaminaba hacia la alcantarilla. Llamé al teléfono de emergencias y pedí una ambulancia. Me arrodillé para ver de dónde salía la sangre, pero cuando puse mi cara enfrentada a la suya me di cuenta que no era sangre sino una cascada de palabras que salían de su boca y se perdían por la alcantarilla. Me quité la chaqueta y se la extendí por encima y coloqué el sombrero junto al bordillo de modo que se llenara de palabras.
Y ahora estoy de rodillas, apoyado en la bañera donde he vaciado mi sombrero, dándome cuenta que no sirve de nada robar las palabras de otro si el cielo no te dio la gracia para juntarlas, aunque estas las guardare en una botella, por si acaso.



"Yo que siempre trabajo y me desvelo
por parecer que tengo de poeta
la gracia que no quiso darme el cielo... "

3 comentarios:

ilsa dijo...

"quince de pasos fue mañana escaleras sin tengo al que para ser amarte noticia para noche volcando silencios suben prisa temprano luz del tendido paladar" Éstas las encontré en una lluviosa tarde de invierno abandondas en la oscuridad de un portal hace años, todavía no he sabido qué hacer con ellas.

Preciosa la historia. Enhorabuena.

Ah!! y ese sombrero no lo tires, guárdalo junto a esos tesoros que tienes de Caudiel.

Anónimo dijo...

(( --coloqué el sombrero junto al bordillo de modo que se llenara de palabras.
--Y ahora estoy de rodillas, apoyado en la bañera donde he vaciado mi sombrero, dándome cuenta que no sirve de nada robar las palabras de otro si el cielo no te dio la gracia para juntarlas...))
Me gusta ..Nunca es facil juntar
palabras para contar o decir algo y que queden bien.A mí me pasa.

ehhh... esto marcha!!!!

un besote..Monica

Anónimo dijo...

Tu nuevo cuaderno te inspira historias increibles, cada vez mejores...
animo

Al

 
©2009 FIN DE LA PRIMERA PARTE | by TNB